Home / Autores / MASSANA, Antoni

Entregas en 24h-72h (Península laborables)

Antoni Massana

MASSANA, Antoni

Barcelona 1890 - Raïmat (Segrià) 1966

Antoni Massana fue un conocido compositor y organista catalán. Estudió piano con Enrique Granados y Frank Marshall; composición con Domènec Mas i Serracant, Enric Morera y Cristòfor Taltabull, y musicología y armonía aplicada al folclore con Felipe Pedrell y Nemesio Otaño. En 1911 ingresó en la Compañía de Jesús y fue ordenado sacerdote en 1922. El mismo año se trasladó a Roma, donde estudió música sacra y canto gregoriano, licenciándose en la Scuola Superiore di Musica Sacra en 1925. Posteriormente estudió en Alemania, donde conoció de cerca la composición romántica.
Aunque gran parte de su actividad como compositor se centró sobre todo en el campo de la música religiosa, Antoni Massana representa por antonomasia el compositor eclesiástico próximo a los músicos civiles, preocupado por lo tanto por géneros no religiosos como son la ópera y la música de concierto. Así, aparte de haber compuesto obras como el oratorio Montserrat, premio Patxot (1925) estrenado en 1933 bajo la dirección de Joan Manén, el Himno a la Ciudad de Dios (1922), Xavier (1930), Miles Christi (1941) y La creación (1946) –así como varias misas e himnos religiosos–, escribió otras obras vocales como Nuredduna, inspirada en el poema la deja del genio griego de Miquel Costa i Llobera con libreto de Miguel Forteza, o la ópera Canigó (1935), basada en la obra homónima de Jacint Verdaguer y con libreto de Josep Carner.
La música de Massana respondió siempre a un ideario creativo propio de la generación novecentista a la que pertenecía: conciencia creativa de la música catalana, mediterranismo, pasión por el clasicismo griego y deseo de la obra bien construida. El mismo compositor se consideraba un neorromántico, influenciado por Debussy, y continuador de la escuela alemana de Wagner y Richard Strauss. Este último compositor lo felicitó por el himno compuesto por a la Fiesta de la Música catalana del año 1922 y con el que fue premiado con la Flor Natural.
Entre sus obras instrumentales destacan Concierto para violonchelo y orquesta (1938), Rapsodia Catalana (1947), así como Elegía a Debussy (1920), concebida para piano y orquesta de cuerda.

Ver todas las obras del autor