Home / obras / Vergine Madre

Entregas en 24h-72h (Península laborables)

Vergine Madre

Barítono, Coro mixto y Orquesta sinfónica

CERVELLÓ, Jordi

Reg.: B.3623

31,20 €
P.V.P. (IVA incluido 4%) Añadir a la cesta

  • Formación: Orquesta sinfónica: Con solista(s); Con voz/coro.
  • Géneros: Clásica / contemporánea: Sinfónico.
  • Autor letra: ALIGHIERI, Dante
  • Idioma del comentario: Catalán/Inglés/Castellano
  • Soporte: Partitura
  • Nivel de dificultad: Alto-superior
  • Época: 2ª mitad S. XX - XXI
  • Editorial: Editorial Boileau
  • Colección: Siglo XXI
  • Nº de páginas: 72
  • Medida: 31,00 x 23,00 cm
  • Duración: 22'
  • ISMN: 979-0-3503-0935-9
  • Disponible en digital: No
  • Disponible en alquiler:

En la cantata Vergine Madre utilizo veintiún versos (los tres primeros tercetos) de los treinta y nueve que comprenden la oración del Canto XXXIII de la Divina Comedia de Dante. La partitura es para barítono solista, coro y orquesta sinfónica.

Se inicia con una delicada y misteriosa introducción de la orquesta hasta la aparición del barítono solista con las palabras “Vergine madre…” siempre dentro de un un clima suave y de carácter melódico. Aparece el coro en pianissimo sólo apoyado por la cuerda grave (violas, violoncelos y contrabajos). El barítono y el coro dialogan hasta llegar al poco allegretto donde la orquesta animará el ritmo. Unos breves compases de transición nos llevan a un mosso de atmósfera impresionista. Figuraciones de tresillos llenan el pentagrama, cada vez más fuertes, y animan el ritmo hasta llegar a un tutti  de carácter majestuoso. Entrará el barítono solo con un pianissimo expresivo y con las palabras “in te criatura è in te bontate” que nos conducen a un delicado final. Entra la celesta con su sonido cristalino, mientras la orquesta se funde en el registro agudo. 

El texto es una exaltación de la mujer tal como la concebia el espíritu del Dolce stil novo, movimiento literario al que pertenecio Dante. Se trata de la figura de la mujer sublimada que se erige com fuente de inspiración poética y espiritual. Así lo expresó magistralmente Dante en el famoso soneto de la “Vita Nova”, Tanto gentile e tanto onesta pare, dedicado a Beatrice. 

La Virgen es la mujer por excelencia, la redentora que ha estado siempre presente en el pensamiento de Dios. Más que un texto religioso o sagrado, la oración de Bernardo es una auténtica expresión de amor místico hacia la que reúne en si misma todas las virtudes que puede tener una criatura, y que es el único y verdadero puente entre el hombre y Dios.

La espiritualidad del texto me ha conducido a un tratamiento vocal-instrumental nuevo para mí, puesto que me ha obligado a una cuidada investigación en lo que respecta a la cuestión tímbrica y colorística.

Jordi Cervelló